El Volcán de Agua… una invitación a la aventura

En realidad no sé qué tanto impacto pueda tener el Volcán de Agua en las personas extranjeras que nos visitan… ¿les causará: asombro, temor, indiferencia, curiosidad? No lo sé, yo que he vivido en Antigua Guatemala la mayor parte de mi vida, no puedo concebir mi entorno sin verlo. En algunas de las ocasiones en que he visitado otros lugares, me ha parecido extraño no verlo. El Volcán de Agua es parte de la Antigua, como lo son sus ruinas, sus calles, su vegetación, su cielo, su gente.

Y el Volcán de Agua es una invitación a la aventura, a lo desconocido, a lo hermoso y colosal que tiene la naturaleza.

Hay una ciudad cerca de Antigua, que se llama Ciudad Vieja, ésta fue la segunda capital del Reino, la primera fue Iximché (en Tecpán, Chimaltenango), la tercera fue Antigua, y la cuarta es donde se encuentra actualmente la capital.

Una Foto de El Volcán de Agua… una invitación a la aventura

El inigualable Volcan de Agua

Ciudad Vieja está muy ligada a la historia del Volcán de Agua, en ese tiempo se le conocía por “Hunahpú”, palabra indígena de la región que quiere decir “ramillete de flores”. Allá por el año de 1,541, después de tres días de tormenta, bajó de este volcán una corriente de agua y lodo que inundó la ciudad y mató a muchos de sus habitantes, entre ellos a la infortunada Doña Beatriz de la Cueva, viuda de Don Pedro de Alvarado conquistador de Guatemala.

¿Cómo es que se formó esta corriente?… Bueno, lógicamente por la lluvia tan fuerte; en el volcán, en la época de invierno se forman embalses naturales que después se desbordan produciendo una gran destrucción, esto todavía sucede hoy en día. Pero, lo que yo recuerdo que escuché desde niño, era que el cráter se había llenado de agua y que estando ya completamente lleno un rayo impactó en uno de sus lados produciendo su desbordamiento… el que además fue como un castigo por el trato inhumano que se les daba a los indígenas. ¡Quién sabe cuál fue la realidad! Pero desde ese momento se le empezó a llamar “Volcán de Agua”.

Este volcán se yergue majestuoso al sur de la ciudad de Antigua, tiene una altura de 3,765 metros sobre el nivel del mar. En sus faldas hay inicialmente cultivos de café, ya más arriba hay cultivos de maíz, y cerca de la cima existe el bosque virgen. Al llegar a la cima, hace frío sin importar lo radiante que esté el sol. Estar allí, nos produce una sensación de pequeñez ante la naturaleza, y de grandiosidad ante los problemas cotidianos que parecen insignificantes ante tanta belleza y esplendor.

Una Foto de El Volcán de Agua… una invitación a la aventura

El Volcan de Agua y su belleza natural

Este volcán se puede subir durante el día o por la noche, es recomendable que se haga dentro de un tour autorizado, con personas que conozcan, y con permiso de las autoridades del pueblecito de Santa María, que es el más cercano al volcán, y que es por donde se debe de iniciar al ascenso. Éste dura de 4 a 5 horas, y el descenso unas 3 horas. Generalmente se sube por pequeños senderos, también existe una carretera pero no está en muy buen estado, y en este caso se necesita de un auto 4 x 4.

En su cima hay actualmente muchas antenas repetidoras de telecomunicaciones. Pero hay personas visionarias que quieren hacer un teleférico, lo cual sería muy acertado para evitar la erosión de sus laderas; también se piensa en un pequeño hotel dentro del cráter; arreglar mejor la carretera, etc. etc.

En fin, muchos planes que tal vez sean una realidad en el futuro. Pero sea como sea, lo que sí es seguro es que no creo que desaparezca ese espíritu aventurero que existe en todo ser humano, esa adrenalina que fluye en el momento en que se nos presenta un reto, esa satisfacción cuando lo hemos concretado… y ahí está el volcán, esperando por usted.

Ahora Guatemala los espera con esas cumbres escabrosas, venga a desestresarse, venga a respirar aire puro, a vivir en contacto con la naturaleza. Sienta su corazón latir aceleradamente, sienta su respiración jadeante que toma el oxígeno desesperadamente para finalmente sentirse vivificado en cuerpo y espíritu… en esta bendita tierra que es Guatemala.

Déjese venir de una vez por todas. Guatemala lo espera, lo reclama, no demore a su llamado, constate personalmente las riquezas naturales de las que le he hablado. ¡Venga ya!

Una Foto de El Volcán de Agua… una invitación a la aventura

El amanecer del Volcan de Agua

Una Foto de El Volcán de Agua… una invitación a la aventura
Próximos Términos de búsqueda:

Deja un comentario

Pin It