El Portal de las Panaderas… un lugar de comercio

Dentro de lo que constituía la urbanización de la época Colonial, debería de haber un lugar de comercio y éste tenía que estar en el centro de la ciudad. En Antigua originalmente se le llamó “Portal del Comercio”, o “Portal de los Mercaderes”… pero con el uso que se le dio por las vendedoras de pan, que hasta dormían en dicho lugar para estar temprano los días de mercado, es que ahora se le conoce con el nombre popular de “Portal de las Panaderas”.

Éste se sitúa al lado oeste del Parque Central, o sea al lado opuesto de la Catedral. Aunque ahora seguramente no será tan concurrido como antes, todavía es un lugar activo en donde los turistas y locales visitan sus cafés y restaurantes. Claro que el pasillo en sí del portal, ya no se usa.

Este portal aún conserva sus rasgos arquitectónicos originales, está construido con una terraza española, fustes y columnas de madera, el piso y las bases de las columnas son de piedra.

El Portal de las Panaderas

El Portal de las Panaderas

Actualmente, además de cafés y restaurantes, también hay librerías, un banco, una venta de electrodomésticos, un mercado de artesanías, y hasta hace poco y por fin de nuevo, una panadería.

Es bonito imaginar como habrá sido en aquella época de la Colonia, seguramente venderían el pan dulce y el desabrido, estarían los famosos franceses y pirujos, así como los cubiletes, champurradas, hojaldras y molletes. En esta época la gente acostumbraba también tomar chocolate, así que la demanda de pan habrá tenido una gran importancia.

Con los adelantos de la tecnología y demás aparatos electrodomésticos, se nos hace cada vez más difícil imaginar la vida de estos primeros habitantes. Recuerden que no había electricidad, la luz era proporcionada por candelas y veladoras. Las noticias de lo que sucedía en otras partes no llegaba en semanas sino hasta en meses después de haber sucedido. No había televisión, ni teléfonos celulares. No había carros, la gente se conducía a pie, a caballo o en carruajes. Muchas veces imaginamos que habrán sido tiempos muy románticos, pero la realidad quién sabe, habrá sido muy duro no disponer de todas las comodidades que ahora poseemos.

Vista de El Portal de las Panaderas

Vista de El Portal de las Panaderas

También en ese tiempo habrá habido muchos pobres y gente enferma, así como gente rica, gente trabajadora, gente vanidosa, gente buena y gente mala. ¿Cómo habrá sido la moral de las personas?, también las habría recatadas y libertinas, honestas y honradas, así como cínicas y desvergonzadas.

La religiosidad habrá sido más uniforme, imperaba en ese tiempo la religión Católica, pero hoy como ayer habrá habido gente religiosa y muy espiritual, como gente hipócrita y malvada.

Sí, seguramente la gente de ayer no distaba mucho de la gente de hoy, tal vez la única diferencia era en volumen de población y su concentración. Tendemos a pensar que los tiempos pasados siempre han sido mejores que los actuales, pero la realidad es que no hay ninguna certeza para poder afirmarlo, sólo es como un sentimiento, como un presentimiento.

Pasillo del Portal de las Panaderas

Pasillo del Portal de las Panaderas

No obstante es muy importante recordar al Santo Hermano Pedro, que recorría sus calles tañendo su campanita, y recordando a sus moradores: “Acordaos hermanos que un alma tenemos y si la perdemos no la recobramos”.

Hoy como ayer, la lucha entre el bien y el mal… en esto no hemos cambiado.

Antigua, como ya se habrán dado cuenta por mis cavilaciones, es un lugar que invita y da lugar a la reflexión, a la meditación profunda y serena. Así que venga preparado a encontrarse consigo mismo y con los demás, en esta tierra maravillosa de Guatemala.

No lo piense más, venga a pensar acá, a nuestra Guatelinda de antaño, de hoy y de siempre.

Vista desde El Portal de las Panaderas

Vista desde El Portal de las Panaderas

Share Button

Deja un comentario

Pin It