Los barriletes de Guatemala… una conexión con el más allá

No cabe duda que Guatemala, a todo lo largo y ancho de su tan accidentado territorio, posee una gama amplísima de riquezas de todo tipo… y las culturales no son la excepción.

El uno de noviembre, Día de Todos los Santos, es una muestra palpable de esta gran verdad. Las visitas a los diferentes cementerios tienen una particularidad muy especial, ya que además de la tristeza que conlleva la pérdida de un ser querido, muchas veces el dolor y la pena, así como la inconformidad… parece como que se desvanecieran ante la cantidad de personas que como en una fiesta, acuden presurosos y llenos de alegría a adornar las tumbas de sus seres amados, que ya no están con nosotros, pero que especialmente en estos días parecen extrañamente cercanos.

Barriletes Gigantes

Barriletes Gigantes

Esto ocurre en todo el país. Así como también la esperada hora del almuerzo para deleitarse con un suculento Fiambre, acompañado de pan francés o de pirujos, y más tarde su correspondiente cabecera con el dulce de ayote.

Pero, por el momento, hay dos lugares dónde este aspecto cultural se reviste de una especial singularidad: Santiago Sacatepéquez y Sumpango. Donde con el vuelo de los Barriletes Gigantes, se espera establecer una conexión con el más allá.

Parece que fue en Santiago Sacatepéquez, por eso llamada “la cuna de los Barriletes Gigantes”, que se comenzó con esta costumbre allá por el año de 1,940. Pero en los cinco años siguientes tuvo tanta popularidad, que empezó también a realizarse en otros lugares, especialmente en Sumpango. Cabe mencionar que en noviembre, debido a que es el mes en que sopla más el viento, las personas y en especial los niños, gustan de volar los tan coloridos barriletes. Pero en estos lugares del altiplano antes mencionados, la costumbre tiene un trasfondo espiritual y místico, ya que el vuelo de los barriletes es como un saludo a nuestros seres queridos que están en el cielo, o bien como se cuenta en Sumpango es mostrar el camino a los espíritus que están como perdidos y no saben qué hacer.

Los lugareños de Sumpango cuentan que el uno de noviembre era un día propicio para que los malos espíritus irrumpieran en el descanso de las almas de sus seres queridos que reposaban en el cementerio dando lugar a que vagaran por el pueblo perturbando así la tranquilidad de sus moradores. Consultados los brujos, todos coincidieron al unísono en que la única solución era provocar que el viento chocara con pedazos de papel para que este ruido espantara a estos malos espíritus. La creatividad de los guatemaltecos no se hizo esperar, y no fue solamente papel sino que se hicieron estos hermosos barriletes que además de espantarlos eran capaces de mostrarles el camino a los espíritus que así lo quisieran.

Estos barriletes se vuelan en el cementerio de Santiago, y en Sumpango se hace en el campo de fútbol que naturalmente está próximo al cementerio. Aquí en Sumpango la noche del 31 de octubre se realiza lo que se llama “La lunada del barrilete”, ya que toda la noche pasan armando los barriletes acompañados de música “disco”, así como también de quienes montan sus negocios que se preparan para vender deliciosos platillos típicos al día siguiente.

Los Barriletes

Los Barriletes

Los preparativos para la elaboración de estos barriletes empiezan tres meses antes del evento. Primero se hace el diseño y después se procede a su elaboración para lo cual se requiere de cientos de pliegos de papel de china, cola blanca y mucho “tape” (cinta adhesiva) para armar las piezas. El armado de los mismos se realiza con cañas de bambú y caña brava. Los grupos de participantes son de alrededor de 35 personas, se trabajan 6 horas diarias y el mínimo de tiempo requerido son probablemente 45 días para su completa realización.

Estos barriletes llegan a tener de 3 a 21 metros de diámetro y su valor puede llegar a los Q 40,000.00; los turistas nacionales que los visitan rebasan las 60,000 personas, y los extranjeros hasta 15,000.

Naturalmente estos enormes barriletes son para exhibición, ya que se requeriría de mucho viento para volarlos, pero los de 3 metros si son factibles de volar aunque por muy corto tiempo.

Actualmente se organizan categorías: a) de exhibición, b) de voladores, c) femenino, d) infantil. Se hacen concursos para premiar el diseño, colorido, tamaño, mensaje, costumbrismo, estética y originalidad, entre otros. Y se otorgan medallas, trofeos, diplomas y hasta dinero en efectivo.

Esta costumbre relativamente reciente, ya ha sido declarada “Patrimonio Cultural de Guatemala”, y ya ha trascendido fronteras, como lo fue hace algunos años que fueron exhibidos en el país amigo de Colombia.

Es meritorio que mientras en otros países esta fecha sea como siniestra y macabra, en Guatemala trascienda a ser mística y espiritual, así como festiva… como enviando un mensaje al mundo de que a pesar de tanta violencia y maldad, podemos brindar nuestra amistad, apoyo y alegría desde esta tierra maravillosa que nos ha visto nacer: Guatemala.

Vuelo de Barriletes

Vuelo de Barriletes

Share Button
Próximos Términos de búsqueda:

2 Respuestas en “Los barriletes de Guatemala… una conexión con el más allá”

  1. dillan dice:

    qe calida lo qe selebramos en guate

  2. tatiana dice:

    cuando se celebra los barriletes

Deja un comentario

Pin It