El Fiambre… un platillo mortuorio que nos llena de esperanzas

Llana y sencillamente hablando, el Fiambre es un platillo típico guatemalteco que se degusta al mediodía del 1 de noviembre, fecha en que en muchos países católicos se celebra El Día de Todos los Santos.

La fiesta de Todos los Santos el 1 de noviembre, fue establecida por la iglesia católica en el siglo IV. Y el día 2, el Día de Difuntos.

Acá en Guatemala, el día más importante es el uno. Por la mañana se acostumbra ir a adornar las tumbas de nuestros seres queridos a los cementerios respectivos en que se encuentren, se llevan flores y coronas, y todo esto se hace con una gran devoción y algarabía. El cementerio es el punto de reunión de familiares y amigos. Y al mediodía, ligeramente cansados, con toda la familia sentados alrededor de la mesa, se degusta el tan esperado Fiambre.

Fue a finales del siglo XVI que se empezó a elaborar un plato frío especial para ser ingerido durante las celebraciones mortuorias anuales. Originalmente, seguramente no tenía todos los ingredientes que tiene ahora, éstos se han ido añadiendo con el paso del tiempo y en la actualidad podrían ser más de 50.

Fiambre guatemalteco

Fiambre guatemalteco

Al Fiambre se le menciona ya en recetarios de principios del siglo XVII, el Fraile Tomas Gage se refiere al mismo cuando viajó por Guatemala entre 1,625 y 1,638. Pero fue a mediados de este siglo XVII, que el fiambre quedo arraigado en todos los guatemaltecos como comida especial de difuntos. Es curioso que en el lenguaje popular la palabra “fiambre”, quiere decir “cadáver”. En Guatemala, el hecho de comer el fiambre compartiéndolo con familiares y amigos, tiene un significado cultural muy profundo. Lo frío del platillo nos hará alusión a la muerte, pero la alegría de compartirlo con nuestros semejantes es como la esperanza de una vida futura en la que todos los que participamos, deseamos volver a encontrarnos para ya no separarnos más. Finalmente, el Fiambre se afianzó como una comida en conmemoración a los muertos en el siglo XIX.

El Fiambre en Guatemala es en realidad un platillo extraño y de preparación complicada, así que podemos decir que es un verdadero arte. La identidad del guatemalteco se refleja en la gran variedad de verduras y en sus diferentes aderezos. Por otro lado, el empleo de los distintos tipos de carne y embutidos nos recuerda a nuestra madre patria España. Y el uso de los diversos tipos de quesos, las alcaparras y las aceitunas así como otras especies, nuestra herencia morisca. Pero, no obstante sus orígenes y herencias, es el guatemalteco, el chapín, quien con su creatividad e ingenio le ha sabido dar ese toque tan particular que lo hace tan especial y tan nacional.

Algunos ingredientes del Fiambre

Algunos ingredientes del Fiambre

 

En resumen, para los que no lo conocen, hay dos tipos de fiambre, el rojo y el blanco. El rojo tiene esa particularidad por la remolacha que contiene. No hay una receta única, pero podemos clasificar su contenido en cuatro grupos: carnes, embutidos, verduras y quesos. Todas las verduras se cuecen aparte, lo único que no va cocido son los embutidos y sardinas. La preparación del llamado “caldillo”, es lo que le da ese toque tan especial de quien lo haya preparado.

Si vienen a Guatemala durante esta fecha del 1 de noviembre, no dejen de probar este platillo. Hagan los prejuicios a un lado… y piensen, que no solamente están degustando algo especial, sino que también toda una remembranza de historia y cultura de este bello país Guatemala.

Listo para disfrutar en familia

Listo para disfrutar en familia

Share Button
Próximos Términos de búsqueda:

Una respuesta en “El Fiambre… un platillo mortuorio que nos llena de esperanzas”

Deja un comentario

Pin It