Las ruinas de San Agustín… en un barrio marginado

Las ruinas de esta iglesia se localizan frente al Centro Cultural El Sitio, o sea que está al lado oeste de la ciudad Colonial de Antigua, en la esquina entre la 5ª Calle Poniente y la 7ª Avenida Sur.

Desde un principio fue dedicada a la memoria del célebre Santo El Obispo San Agustín de Hipona.

Fue el agustino Fray Francisco de Ibarra quien en 1,611, llegó a la ciudad de Santiago de los Caballeros (hoy Antigua), con el propósito de fundar un convento. Al principio, el Ayuntamiento rechazó el plan de Ibarra ante la Real Audiencia alegando la indigencia que dominaba el barrio donde habría de llevarse a cabo. Pero afortunadamente, gracias al patronazgo de don Manuel de Estéves, en 1,657 se pudieron acabar por fin, la iglesia y el convento, ambos de un estilo claramente renacentista.

Por aquel tiempo, a pesar de haberse construido en uno de los barrios menos prometedores de la ciudad, y según cronistas de la época, su interior era de altos vuelos, contando con valiosas y hermosas pinturas en sus paredes.
Catalogado por entonces como uno de los más modernos, se decía que era gracias al maestro Fray Gabriel de Rivera quien desde su fundación lo sustentaba con sus virtudes, letras y predicación.

Ruinas de San Agustin, Antigua Guatemala

Ruinas de San Agustin, Antigua Guatemala

La fachada del templo presentaba, como se ve hasta hoy, en su parte superior la imagen del glorioso San Agustín, además están las figuras de Santa Mónica, Santa Teresa, San Felipe Neri y San Ambrosio. Su altar mayor era una finísima obra de arte.

A ello cabe sumar la cúpula, un campanario, y en el interior, ostentosos altares y, adornando las paredes, varios cuadros pintados por Antonio Ramírez de Montúfar.

Su historia es paralela a la de otras edificaciones, pues al igual que otros templos sufrió daños considerables debido a los fuertes seísmos. Los daños causados en 1,717 recomendaron diversos arreglos, pero notables dificultades económicas imposibilitaron que se completara una reconstrucción eficaz. En 1,751 hubo nuevos destrozos, a los cuales hay que sumar los originados por los terremotos de Santa Marta en julio de 1,773.

Después de estos terremotos tan catastróficos, el señor González Bustillo inspector de todos estos monumentos, recomendó su desalojo, ya que consideraba que no daba lugar a ningún tipo de reconstrucción. Ya para entonces, los monjes agustinos habían tomado la determinación de abandonarlo, y trasladarse a la nueva ciudad en el Valle de la Asunción, como lo estaba haciendo la mayoría de todas las personas.

Ruinas de San Agustin

Ruinas de San Agustin

Después de ser abandonado, prosiguió el deterioro de lo que había sido tan magnífico recinto. La bóveda del techo se cayó en el interior del templo, y desde luego, no hubo mejora cuando el claustro conventual pasó a emplearse como establo.

El templo se encuentra cerrado a la visita pública y su estado muestra los daños ocasionados por los diversos terremotos que derribaron otros tantos muros en la ciudad.

Su fachada muestra el deterioro y permite ver los ladrillos de sus muros, sin embargo es bastante atractiva y solamente una de las imágenes del frente evidencia daños mayores. San Agustín se muestra casi intacto. Al lado derecho se encuentra la torre que contiene el campanario.

Lo que aún quedaba del techo abovedado se desplomó en 1976.

La ciudad de Santiago de los Caballeros, hoy Antigua Guatemala, justamente ha sido declarada Monumento Colonial de América. Es admirable que a pesar de tantas catástrofes, haya renacido como el Ave Fenix, y sea hoy testigo palpable de lo grandiosa que fue en aquella época. Los turistas que la visitan son conscientes de esta gran verdad, y por eso la admiran y la aprecian en toda su magnitud.

Vista exterior de las Ruinas de San Agustin

Vista exterior de las Ruinas de San Agustin

Share Button
Próximos Términos de búsqueda:

Deja un comentario

Pin It