Las ruinas del Convento de Santa Clara… sencillamente encantadoras

Se encuentra a tres cuadras del Parque Central, sobre la 2ª Avenida Norte (entre la 6ª y la 7ª. Calle Oriente) que es donde se ubica su entrada. O sea exactamente frente al parque llamado del Tanque de la Unión.

Este bello complejo iniciado en 1699, debe su fundación a las Monjas Clarisas que venían de Puebla, México. La Orden de Las Clarisas fue fundada por Santa Clara de Asís con la ayuda de San Francisco, en 1212. Su reglamento interno corresponde, con algunos cambios, al mismo que San Francisco dejara para los frailes menores en 1223.

Sus primeros benefactores fueron el Maestro de Campo, don José Hurtado de Arria y una viuda muy generosa doña María Ventura de Arrivillaga y Coronado.

Ruinas del Convento de Santa Clara, Antigua Guatemala

Ruinas del Convento de Santa Clara, Antigua Guatemala

Inicialmente comenzó como algo muy pequeño, una iglesia y algunas casas vecinas. Sus integrantes eran cinco religiosas y una novicia. Ocupado desde el 14 de enero de 1700, inició su construcción formal en 1703, terminándose dos años después. Sin embargo, sus pequeñas instalaciones pronto fueron objeto de una ampliación, gracias en buena medida a una considerable suma donada por el obispo fray Juan Bautista Álvarez de Toledo. Así que su inauguración oficial fue en 1715, dos años antes del primer terremoto que la dañara considerablemente.

Según descripciones de los cronistas de aquella época, estas instalaciones contaban con un techado de paja y teja, que fue derribado por los terremotos de 1717. Tantos fueron los daños que las religiosas se vieron forzadas a abandonarlo de manera temporal, estableciéndose por un tiempo en la región de Comalapa, mientras se hacían las diversas reparaciones. De esta construcción original no se conserva ningún vestigio debido a la magnitud de las modificaciones que se realizaron posteriormente.

Para satisfacción de autoridades y feligreses, una nueva iglesia y convento diseñados por el Arquitecto Mayor de la Ciudad don Diego de Porres, fue estrenada el 11 de agosto de 1734. Los trabajos de reconstrucción no fueron una labor corta, requirió de casi 26 años. Tal esfuerzo económico fue apoyado por una bondadosa donación proveniente del Presidente de la Audiencia, Antonio Echeverría Suvisa, pero no pudo contemplar finalizada la obra porque falleció en 1733.

El monasterio de dos niveles con sus correspondientes pasillos, tenía habitaciones para alojar a 46 monjas, aposentos de trabajo, clínica, comedor, área de servicio con horno. Su patio central con una bella fuente rodeada de corredores y jardines. La iglesia de una sola nave con una fachada en estuco, sumamente elaborada, detrás de la cual se albergan las criptas de enterramiento, el coro alto y el coro bajo, a su vez cubiertos por tres juegos dobles de bóvedas elípticas. Las dos fachadas de la iglesia, con sus pilastras abalaustradas serlianas, con las imágenes de la Virgen de la Concepción, Santo Domingo y María Magdalena en una, y San José, Santa Catarina y San Francisco en la otra.

Todos estos esfuerzos y detalles conseguidos fueron derribados junto con la estructura por los terremotos de 1773, quedando el convento en una total ruina. Lo poco que quedó en pie fue derribado por un fuerte seísmo en 1874, y permanece sólo lo que puede contemplarse hasta hoy gracias al mantenimiento y administración actual del complejo. El terremoto de 1976 también le infringió algunos daños.

Actualmente es uno de los lugares más visitados por su perfecta portada y el aspecto de ruina, su jardín y un panorama muy atractivo del Volcán de Agua.

El Convento de Santa Clara posee un patio muy bien conservado con elegantes corredores a su alrededor, su exterior está finamente decorado, así como varios detalles de su interior y constituye un excelente atractivo turístico.

En el exterior su muro decorado junto con su entrada principal aparentemente pasa desapercibido, pero dentro alberga una hermosa construcción que vale la pena visitar.

La fachada de la iglesia es rica en detalles. Muestra el paso del tiempo y algunos daños causados por los terremotos pero sin duda son detalles que añaden belleza a su apariencia. Es en verdad hermosa. El interior muestra corredores con arcos de doble nivel rodeando al patio y fuente central. La jardinización transmite una imagen dulce y apacible.

Es sorprendente ver el tamaño de los bloques de la construcción que fueron derribados, así como las partes que formaban las cúpulas, sin duda da una clara idea del poder de los seísmos de la época.

Jandin en el Convento de Santa Clara, Antigua Guatemala

Jandin en el Convento de Santa Clara, Antigua Guatemala

Durante el recorrido de estas ruinas se permite visitar el interior subterráneo del complejo que cumplía entre diversas funciones, entre ellas espacios funerarios.

Un graderío lleva hasta las cámaras que sobreviven hasta la fecha en buen estado, es para muchos visitantes, el tramo más interesante.

Este convento es muy codiciado para eventos ya que el mismo ofrece un marco extraordinario para este tipo de celebraciones.

Cuando venga a Antigua Guatemala incluya estas ruinas en su trayecto de visitas, estoy seguro que quedará encantado.

Share Button
Próximos Términos de búsqueda:

Deja un comentario

Pin It